lunes, 27 de septiembre de 2010

Marta Agustín, entrevistada por María Berbel

"La mirada de los niños
no se paga con dinero"




Al final de la entrevista que hice hace unos meses a María Berbel (FMIV 2009) y que pudisteis leer en este blog, una conversación espontánea derivó en un reto para la "fallerita" más famosa en el pasado ejercicio. Le gusta el periodismo y no le importaría entrevistar a alguien. ¿Y a quién te gustaría? No lo dudó. "A Marta". Dicho y hecho. La idea también le hizo ilusión a la que iba a ser la entrevistada. "Te vamos a dar una exclusiva, ¿eh?", me dijoMaría. Una Fallera Mayor Infantil entrevista a su homóloga mayor.

Ella preparó todo, desde las preguntas hasta el sitio donde quedar. El lugar elegido: la Plaza del Ayuntamiento, donde tantos momentos importantes vivieron. Nos dirigimos de ahí a una cafetería cercana. María saca las preguntas y el bolígrafo, como toda una profesional. Hasta lleva una bonita carpeta personalizada con su nombre. "¿Tienes miedo, Marta?" "Si fuera otra... pero de María no. Todo preparado. Grabadora en marcha. "Sorpréndeme", dice Marta. A partir de aqui el diálogo fue éste:

P: ¿Qué sientes cuando miras el balcón?

R: Ahora me da alegría verlo porque pasamos un montón de horas allí. Es un recuerdo bonito, alegre. Pero recuerdo poco después, cuando todavía éramos Falleras Mayores, mucha nostalgia cuando lo miraba porque ya no íbamos a subir más. Ahora lo llevo mejor.

P: ¿Y cuando pasas por delante del Ayuntamiento y ves aparcados los coches oficiales?
R: Paso poco a pesar de vivir cerca. Más que los coches siempre me fijo en los conductores porque hemos pasado muchas horas con ellos y cuando he visto a alguno me he parado, me he puesto a hablar con él… Un recuerdo bonito, el ver todavía a la gente ¿no?

P: ¿Cómo ves a la Alcaldesa?
R: Cuando la veo pasar o por la televisión pienso: “Si es que yo he pasado un montón de cosas con ella”. Igual ella no tantas conmigo porque para mí ella era la persona relevante y lo importante que me estaba pasando en mi año lo estaba viviendo con ella. La verdad es que siempre se portó muy bien con nosotras y ha tenido un montón de detalles y atenciones. La veo más cercana de lo que la veía antes.

P: Durante tu reinado como FMV fuiste a muchos actos pero ¿hubo algún acto o lugar al que te hubiese gustado ir y no fuiste?
R: Es que creo que he ido a todo. Fui hasta a FITUR en Madrid el día antes de mi exaltación porque no me lo quería perder por nada del mundo. Creo que no me ha quedado nada.

P: Algún detalle que pueda parecer insignificante pero que guardas con un cariño especial
R: Además de la complicidad y el vínculo que se crea después de compartir un año y tantos momentos con las chicas de la Corte y con vosotras las pequeñas, que ya no sois tan pequeñas; la mirada de la gente en general pero sobretodo de los niños, de las niñas en especial. Pasas al lado de una niña pequeña y te mira con esa cara de un poco de miedo, de respeto, de admiración… Eso creo que es algo que no se paga con dinero. Es de las sensaciones o momentos en que más feliz te sientes de llegar donde estás.

P: Al contrario, ¿algo que parezca importante y una vez vivido no te parezca tanto?
R: Quizá alguno de los actos más relevantes… Por ejemplo, una ofrenda. Para mí la Ofrenda fue preciosa, la disfruté un montón. El hecho de que mis padres fuesen delante de mí desfilando, tener a las chicas, esas miradas cómplices… Pero ofrendas en mi vida he hecho muchas. Además, pasaba por el mismo recorrido con el que habitualmente paso con mi comisión. Me impactó mucho pero por la gente, no por el recorrido. No me defraudó pero de manera distinta lo había vivido ya.

P: Después de casi 2 años, ¿hay algo que eches de menos?
R: Cuando te pasa esto lo que te queda son las fotos, los videos y todo lo que da testimonio de lo que fue ese año. Y la gente. Yo tengo la suerte de poder decir que la gente que me importa sigue estando a mi lado. Ahora he pasado a formar parte de mi comisión como una fallera más, sigo viviendo las Fallas igual, así que tengo Fallas y tengo amigos. No echo nada de menos.

P: ¿Y algo que eches de más?
R: Al acabar el año de FMV, intentaba encarrilar de nuevo mi vida hacia la de una persona normal, de 22 años, estudiante, en vías de acabar la carrera y seguía teniendo fin de semana sí, fin de semana también actos. Al principio eso me chocó por el hecho de no poder volver a mi vida normal.

P: ¿Qué estás haciendo ahora?
R: Estoy con el proyecto final de carrera, que presento este mes. Y me voy un año a trabajar a Londres.

P: ¿Continúas queriendo ser piloto?
R: Sí (rotundo). Si voy a Londres es para aprender inglés, volver con él perfecto y en septiembre del año que viene empezaré los estudios para piloto.



P: ¿Qué has hecho con todos los trajes?
R: Si tengo un traje más, creo que tenemos que salir toda la familia de mi casa (ríe). Los he llevado todos a la casa en la que vivíamos antes, que está bastante cerca de la actual. Allí tenemos una habitación únicamente dedicada a trajes, libros, folletos, cosas que me han ido dando a lo largo del año de Fallera Mayor y demás recuerdos.

P: ¿Cuál de todos es tu traje favorito?
R: Es difícil. Obviamente todos los que tengo me gustan, pero cada uno tiene un significado especial. El de la exaltación porque me lo he puesto en los días más importantes. También tengo una seda estrecha negra que me parece preciosa con el corpiño de manga larga, que además me la puse en un día muy simbólico, que es el del Homenaje a las Fuerzas Armadas… Mi traje de FM de mi comisión. Cada uno tiene su punto.

P: ¿Y cuál es el más cómodo?
R: Tengo uno de mi año de Fallera Mayor de la comisión, amarillo y blanco, que no lleva metal. En mi casa le llamamos “el chándal” de lo cómodo que es. La tela es súper finita, no pesa nada y además el corpiño me lo entallaron muy bien y voy comodísima con él.

P: ¿Has conseguido ordenar y guardar todas las insignias y demás regalos?
R: Tengo todas las insignias metidas en una caja enorme, casi como cinco cajas de zapatos. Y como te decía tengo todos los libros que me han ido dando en cajones más o menos ordenados. Pero no los tengo separados por sectores, que es algo que me gustaría hacer para que tuvieran un orden lógico.

P: ¿Las fotos también las tienes ordenadas?
R: Sin ir más lejos, esta mañana he firmado como una docena de fotos, porque todavía estoy repartiendo entre gente. Ya no fotografías oficiales sino algunas que me he ido haciendo en actos en los que coincidía con gente cercana a la familia, conocidos… Ahora he estado firmando para gente de Albalat dels Sorells porque vamos a ir y tengo que repartir. Bueno, esas, y también una para mi prima hermana que todavía no tenía una foto mía y ya me amenazaba con desheredarme (bromea). Es una locura.

P: Ahora que está ahí la elección de las Cortes 2011, ¿cómo viviste el momento de ser elegida preseleccionada?
R: En la preselección de mi sector fue cuando peor lo pasé. Vi que había muchísima gente que no conocía de nada, que no había visto nunca en mi sector, todo el mundo te mira, señala… Pasé muchos nervios. Es el primer corte y piensas: “Ahora es cuando puedo optar a todo o si me quedo en esta silla sentada me voy a mi casa”. Esa fue la preselección con más nervios. Cuando salí, que además lo hice con Consue, ímaginate la alegría. Luego la preselección en la Fonteta fue mejor. Había vivido la Batalla, los 15 días de pruebas no me los quitaba nadie y en la Fonteta estaba muy tranquila porque además, ya estaba todo hecho. Las trece que están ya están dentro. Esa noche la recuerdo mucho mejor porque estaba más tranquila. Y claro, con un final de fiesta espectacular.

P: Durante la elección de la Corte 2010, tras tu despedida, ¿qué sensación tuviste?
R: Me acordé mucho de cuando salimos nosotras. Pensé lo rápido que se había pasado el año. Me acordaba cuando me daban el ramo y el regalo a mí, y ya era yo la que estaba dando el relevo a las otras. Es un recuerdo bonito.



P: Yo sé que tienes muy buena relación con tu Corte. ¿Me puedes decir brevemente qué es ahora de cada una de ellas?
R: Voy a ir por orden de altura (ríe). Mireia se ha pasado un verano espectacular, ahora ha vuelto a trabajar, está muy morena y estupenda. Sigue trabajando en lo mismo de siempre. Débora ha cambiado de trabajo, la vi en la Batalla de Flores. Con Sonia tomé un café hace una semana y estába aburrida porque tiene muchas vacaciones y no sabe qué hacer… ¡fíjate qué lástima! Pero creo que como ha empezado la universidad está aprovechando que se le acaban. Alba y yo veraneamos en el mismo sitio, empieza a trabajar en un cole y muy bien. Bea Soler está casada, ha pasado un buen verano también y trabajando en la guardería de su madre como siempre. Con Bea Monteagudo quedé al mismo tiempo que con Sonia y también está muy morena, de vacaciones igualmente. Ana terminó la beca de Canal 9, así que si alguien quiere darle trabajo está dispuesta. Como no ha tenido vacaciones en unos años ahora seguro que las coge con muchas ansias. Con Consue también he estado todo el verano, viéndonos día sí, día no, ella ha estado trabajando. A Virginia hace un montón que no la veo, bueno mes y medio pero para lo cerca que vivimos es mucho. Amparo fenomenal, trabajando y recién llegada de Menorca. Mari (Carmen) está en Salzburgo. Y Laura estudiando también en vías de presentar el proyecto, genial también.

P: Yo que os he conocido de cerca sé que la FMV y la CH 2009 sois estupendas y se os recordará mucho tiempo. ¿Hay algo que quieras añadir?
R: Que muchas gracias, muy chula la entrevista. E igual que se recordará a las mayores también a las pequeñas de 2009.

Como podeis imaginar, teniendo a las dos juntas no pude evitar hacerles yo también algunas preguntas...
 
P: Una anécdota especial que recordeis juntas
Marta: Cuando salió el libro “Vivir las Fallas”, publicaron una foto que le hicieron a María en la que salía con un peluche enorme y unas gafas de culo de vaso de broma. Imagínate la cara. Al principio decía : “Esto no puede ser”. Luego ya le entro la risa.

P: ¿Qué habeis aprendido la una de la otra?
María: De Marta, que es una chica fantástica, me llevo muy bien con ella y ha representado muy bien durante todo su año a Valencia. Es una amiga con la que tendremos relación durante muchos años. Ha sido un ejemplo a seguir.

Marta: De María he aprendido mucho, a nivel de Fallas como fiesta, sobre el monumento. Parece mentira pero tanto ella como su familia son de Nou Campanar, que es una falla muy monumentalista. Yo vengo de una comisión en la que el presupuesto no nos da para tanto, y tanto María como Ana me han enseñado muchos detalles. Y a nivel personal, la discreción. Siempre se le ha recordado como una niña muy discreta, que ha dejado huella donde ha ido y no ha desentonado nunca. Esa es una de las principales virtudes que espero se me haya pegado.



P: El mejor y el peor momento juntas
María: Me acuerdo del momento antes de la Crida.

Marta: ¡Sí, yo estaba pensando el mismo!

María: Antes de la Crida nos dábamos muchos ánimos la una a la otra. Yo estaba congelada y Marta me abrazaba y me daba calor. Recuerdo muchísimo ese momento.

Marta: Yo iba a decir ese momento porque fue un día super importante además de muy intenso desde primera hora de la mañana que empezamos. Compartir ese momento fue algo muy de las dos y que recuerdo como algo muy especial. Y luego recuerdo también que tras la última mascletà del ciclo fallero, el 19 de marzo, el balcón se quedó completamente vacío y María y yo no nos movimos, cerramos el balcón. Nos hicieron una foto chulísima diciendo adiós a nuestro ejercicio fallero. Ver el balcón vacío, solo con nosotras dos fue muy bonito. En cuanto al “peor”, te puedo decir el mismo momento de la Crida, porque yo lo estaba pasando “mal” con la presión, la emoción, los nervios… un cúmulo de emociones que nunca sabes por dónde van a salir. Y María estaba ahí diciéndome: “Venga, tranquila, seguro que lo haces fenomenal”.

María: También antes de la despedida en la Fonteta Marta me animó mucho porque yo también estaba nerviosa y me ayudó.

P: En la Cridà nombraste a María… ¿Lo pensaste tú o le preguntaste a ella?
Marta: No. De hecho María fue una de las pocas personas que sabía lo que yo iba a decir arriba de las Torres, le canté mi Crida pero omití ese párrafo. Me pareció un detalle que debía tener con ella y con su familia por todo lo que estaban haciendo por mí y por lo que nos unía. Y ya no solo por María sino por todos los niños que forman parte de la fiesta. Se lo merecen, no es solo un acto para mayores.

María: Aunque yo pienso que ese es un momento más de las mayores. Las infantiles también tenemos nuestro momento en la Misa d’Infants.

P: ¿Os hubiese gustado hacer la despedida conjunta, como Piti y Ariadna?
Marta: Nosotras en principio lo pensamos pero durante el verano no podíamos quedar todo lo que necesitábamos para redactar. Además, las fechas del Crucero se retrasaron una semana más de lo inicialmente previsto, ellas vinieron antes de Disney, yo volví después. Empezamos a hacerlo juntas pero se nos echó el tiempo encima y decidimos hacerlo por separado.

P: Vivir juntas esta experiencia, ¿hace que se forje una amistad para toda la vida?
María: Sí. Seguiremos unidas siempre.

Marta: Es un año especial tanto en la vida de María como en la mía. He vivido momentos y experiencias que me han marcado. El hecho de vivirlas con María, la persona con la que lo compartes más de cerca después de mi familia, pues claro que hace. Si no hubiese estado María no habría sido lo mismo. Simplemente ese hecho hace que se forje una amistad y un trato especial, algo especial entre los dos.

P: Para acabar, Marta, una valoración de la entrevista
Marta: No esperaba menos de ella, desde luego. Pero me ha hecho preguntas que a lo largo de este tiempo no me habían realizado nunca. Me ha sorprendido esa creatividad. Si crees que te gusta, ya sabes, tienes futuro en esto.

Y vaya si lo tiene.

Quiero dar muchísimas gracias tanto a Marta como a María por su predisposición, por aceptar este pequeño "reto" e invertir un poquito de su tiempo en esta entrevista. Marta andaba liadísima con su proyecto, que por cierto ¡¡ha terminado!!, por lo que aún se le agradece más el detalle, al igual que a María, que como habeis podido ver,se preparó unas preguntas a conciencia. Además, ambas siempre con buen gesto, con mucha simpatía y amabilidad, lo que dice mucho de ellas. ¡Muchas gracias a las dos!

Podeis opinar sobre qué os ha parecido esta entrevista y enviar vuestras propuestas de a quién os gustaría ver en este blog. Espero que os haya gustadoy que la espera haya merecido la pena. Creo que sí, ¿no?

*Os recomiendo que leais el artículo que Marta Querol (FMV 1988 y jurado de la Corte de Honor 2011) ha publicado en su columna de Las Provincias, bajo el título "La envidia". Merece la pena y dice mucho.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Me gustan estas dos chicas. La entrevista estupenda.

Saludos.

Itaca

Anónimo dijo...

la verdad es que no podia esperar otra cosa de estas dos grandes falleras mayores...SON FANTASTICAS

una gran entrevista!

...bueno y te felicito por el blog y me declaro una FAN Y GRAN SEGUIDORA DE PINTES I PALETS

un beso
teresa

Rebeca V.B. dijo...

Gracias Teresa!!!!! La verdad es que sí, son fantásticas tanto Marta como Maria!

Bueno, como hemos dicho por Facebook, nos vemos!!!

Anónimo dijo...

rebeca,

tengo una sugerencia, a lo mejor es un poco locura o dificil pero bueno....yo lo propongo:

me gustaria que entrevistaras a una fallera mayor de valencia o infantil pero de hace 10 años o asi...por ejemplo adriana polo, lola flor...

poder ver como han cambiado sus vidas despues de su reinado y como influyo el ser fallera mayor de valencia...

cabe decir que no me importaria que fueran noelia, gueguel,lucia, nuria llopis...

bueno quedo a la espera de tu proxima actualizacion.

un beso,
teresa

Rebeca V.B. dijo...

Teresa, por supuesto que se intentará. de hecho, tenia esa idea en mente para mas adelante...

Gracias por la sugerencia!!
Y mañana, si no hay cambios, nuevo post!

Anónimo dijo...

pues nada quedo a la espera...
un beso
teresa